semblanza
01-01
qhiri-banner

Edición Edición #1

Semblanza

Hace 60 años en Santiago del estero daba mis primeros gritos. Allá por el mes de Agosto del 54. Infancia pobre pero con la dignidad adquirida del primer peronismo, que todavía proyectaba su sombra protectora. Esa sombra se extendía en todas las conversaciones a pesar de la prohibición del 4161. Mis primeros recuerdos son algo así como que Perón le sacaba, le robaba, a los ricos para darle a los pobres. Ingresé a la secundaria con el golpe de Ongania, año 1966. No recuerdo ninguna conmoción, ni nada que no pareciera el orden natural de las cosas. Mi primera materia, al menos la que hoy recuerdo fue Instrucción Cívica. Tema 1 Masa y pueblo. Clara educación antiperonista. La masa no piensa y sigue a cualquier demagogo.
Apenas pocos años después, dos o tres, empezamos a sentir lo que significaba una dictadura. La resistencia estudiantil y la agitación obrera empiezan a taladrar el esquema militar. En lo personal recuerdo el tema del corte de pelo en la escuela, largo hasta el cuello de la camisa y la revisión semanal del cumplimiento. Las primeras razzias de las que fui parte estaban vinculadas al largo del cabello. Varios sábados los pasábamos mirando el cielo desde alguna comisaria en Moreno.
Estos tipos no hicieron rebeldes por casi nada.
El cordobazo, el rock nacional, la aparición de las primeras organizaciones armadas, la Fede reclutando pibes, el futbol y los compañeros del secundario, junto con la primera novia y la proto política signaron el tránsito de una adolescencia feliz con una vida que se proyectaba plena. Como toda vida joven, en este caso la realidad, más allá de sinsabores, no se encargó de desmentirla.
Algunos trabajitos de verano en Once de lo que se consiga. Recuerdo dos pintadas en ese tránsito “Argentina dejara de ser colonia o la bandera flameara sobre sus ruinas”, “Fuciles y machetes por otro 17”. Si,escrito así, por eso me llamo la atención.
Bariloche y luego a estudiar a la capital. Ingeniería o económica ese era el dilema. Triunfó la primera porque me permitía trabajar. Condición necesaria y suficiente. Estamos en 1972, los primeros contactos con la política y el peronismo. Acto en la facultad de Económicas, Junín y Córdoba, en un aula al fondo cerca de la morgue. Ya había pasado Trelew y estábamos en proceso electoral. A fines del 72 me incorporo a Cenap (Corriente Estudiantil Nacional y Popular) allí conocí a mis primeros compañeros de militancia política. Felipe, Pancho Bordón, el petiso Hugo María Donato, el Chueco Figueras. FAR y Montoneros son nuestros compañeros.
Arturo Jauretche, Scalabrini Ortiz, Hernandez Arregui, por nombrar algunos de nuestras lecturas preferidas. José María Rosa nos mostró otra historia. El Che, pero también Olmedo, Diego Ruy Frondizi, Manolo Belloni, Ramón Cesaris, por nombrar solo algunos, dejaron sus huellas en nuestras vidas
Noviembre de 1972 vuelve el General, día épico, de lluvia torrencial retenes policiales y militares, miles de personas movilizadas. De pronto es como que la vida se vuelve vertiginosa.La dictadura arrinconada. La juventud profundiza su acercamiento al peronismo, miles y miles de jóvenes de todas las clases sociales nos incorporamos a este colectivo maravilloso. De pronto somos los jóvenes quienes sostenemos, frente a sectores conciliadores con la dictadura, “Nada sin Perón”.Lanzada la campaña electoral la consigna es “Cámpora al gobierno Perón al poder”. “Ganamos en la primera y no habrá segunda vuelta” cantábamos. El 11 de marzo de 1973 lo habíamos logrado. Casi el 50 % puso su esperanza en el peronismo.
Allá por abril confluimos junto con decenas de agrupaciones estudiantiles, el FURN entre ellas, en la Juventud Universitaria Peronista. El Tala Ventura y Miguel Talento eran los jetones.
En septiembre Perón Presidente. Dos de cada tres argentinos lo eligieron.
Luego llegó el desastre. Los sectores conservadores del peronismo y su Alianza Argentina Anticomunista comienzan la masacre. Amplios sectores de la juventud se olvidaron de la lucha política y nos entregamos a un inútil y cruento enfrentamiento. Con la muerte del General en julio de 1974 todo se oscureció repentinamente. Los grupos para policiales eran ahora las fuerzas del estado actuando desembozadamente. En marzo de 1976 empezó el momento más terrible de nuestras vidas. La muerte, la desaparición y el horror se adueñaron de nuestros sueños. La represión fue feroz, coordinada a nivel región y con un método sistemático.
30 de Marzo de 1982 paro general y movilización. 2 de Abril Malvinas. Junio rendiciónº. Salida electoral. Ubaldini, CGT Brasil, combativa. El radicalismo renovado de la mano de Raúl Alfonsín nos gana en Octubre. Estupor y perplejidad. 30 años después pienso que lo mejor que pudo pasarnos es haber perdido. Juicio a la Juntas, después de una tenue primavera política y económica otra vez sopa. Hiper y saqueos. Menem le gana la interna Cafiero. Menem Presidente. Hiper y saqueos. Convertibilidad. Ilusión de primer mundo y 50 % de pobres. De la Rua, blindaje, megacanje, corralito y helicóptero. Lo demás es historia reciente y conocida.
Valieron la pena todos estos años.? Sí, claro que sí. Para nosotros el peronismo nos dio una identidad, nos forjó un temperamento, nos hizo sentir orgullosos de nuestra patria, nos permitió reconocer quienes éramos y de donde veníamos. Nos hizo sentir parte de una historia que desconocíamos, nos permitió desarrollar una sensibilidad, a contramano de nuestra formación, hacia los más necesitados. Nos dio una razón por la cual vivir, pero también una razón por la cual morir. La abnegación y entrega de una generación, más allá de los errores, nos marcó para siempre y selló de modo indeleble, nuestro compromiso. “La felicidad del pueblo y la grandeza de nuestra patria”.
Perón, Evita y ahora Néstor y Cristina son la respuesta cuando un peronista interroga al destino. Cuando un niño o una mujer se pregunta por sus derechos, o cuando un joven se incorpora a militar. Ese puente generacional, que somos nosotros, es también parte de este presente. Sin aquellas luchas y sinsabores, sin aquellas efímeras alegrías tal vez el conmovedor presente no hubiera sido posible.
Comprender el Peronismo es recuperar el sentido de la Historia, con mayúsculas, como la Historia de los Pueblos, y no como el relato de anécdotas individuales supuestamente entrelazadas por intereses comunes. Es reivindicar el sentido del “hecho maldito del país burgués”.
Somos parte de un movimiento que hunde sus raíces, entre otros, en las primeras rebeldías de Túpac Amaru, de los patriotas de Mayo, de San Martín, de Dorrego, de Irigoyen de Perón de Evita, del Che. De Salvador Allende y Fidel, de Lula y Chávez, de Correa y de Néstor. Pero también de Manuel Ugarte, de Haya de la Torre, de Simón Bolívar, de Julieta Lanteri, Alicia Moreau de Justo. ¡De cuantos otros que quedan en el tintero!
En una rapidísima síntesis, podemos decir que la historia de “nuestros países” es la batalla entre quienes creemos que nuestro destino está atado a Latinoamérica y quienes plantean una política de subordinación a los poderosos de cada momento. La pelea de hoy es entre quienes impulsamos la expansión de derechos y quienes, desde su egoísmo o tilinguería, confrontan con este proyecto.
Así las cosas. En el 2005,la pelea con Duhalde nos permitió comprender porqué peleábamos, la 125 mostró la necesidad de organizarse. El paso de militancia en distintos frentes a la militancia política y territorial se profundizó tras la muerte de Néstor. Es en ese contexto de reflexión y toma de conciencia de defender lo logrado, se da la confluencia de jóvenes militantes junto a quienes hace ya un rato largo venimos caminando, con suerte variada, distintas experiencias políticas. Así La Simón Bolívar llega a nuestras vidas. Aupada en los sueños fundacionales del peronismo, pero con la mística y la necesaria actualización fruto de la experiencia de los jóvenes.
Somos parte de una historia política, el kirchnerismo, inmersa en una historia más larga y compleja que es el peronismo.

Nuestra patria es América y el momento es ahora.
Te invito a que seas parte de la fuerza política que transformando la Argentina. Sumate!